Talos

Talos

Click para ampliar

Existen varias versiones, con respecto al origen del gigante de bronce, Talos. Una de ellas, refiere que él era el último sobreviviente de una raza de gigantes de bronce malvados. Otra, que era el hijo de Cres y Efesto, o una creación forjada por Efesto mismo; lo único en lo que coinciden, es en la labor que realizaba.

Talos era el guardián de la isla de Creta, y se encargaba de impedir la entrada o salida de personas, sin la autorización del rey. Le daba tres vueltas a la isla, durante el día, y uno de los métodos que utilizaba para eliminar a aquellos que se le opusieran era el meterse al fuego hasta quedar al rojo vivo, y después abrazar a la gente, la cuál moría quemada. Se le menciona en Argonaútica, impediendo el desembarco de Jason y su tripulación, arrojandole rocas gigantescas a Argos, su embarcación.

Su único punto débil yacía en un clavo, localizado en su talón, desde el cuál comenzaba una vena que recorría todo su cuerpo. La criatura conoció su final, al ser hipnotizado por la hechicera Medea, la cuál lo convenció desde el Argos que ella tenía el poder para hacerlo inmortal siempre y cuando se arrancara el clavo del talón. Al hacer esto, todo el icor que recorría su cuerpo se derramó y el gigante murió.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: